¿Me oyen? ¿Me escuchan?

El arte de escuchar en el corazón de la empresa.

Blogger invitada: Eva Ulibarri Sastre

Reconozco que la primera vez que escuché este “momentazo” de Thalía, me provocó una sonrisa. No sólo por lo cómico de la situación sino por todo lo que acarreó en las redes sociales hasta convertirse en viral.

Meses después, han vuelto a mi memoria las dos míticas frases. Y es que, leyendo varios artículos sobre Liderazgo y Experiencia de Empleado, recurrentemente se asomaban a mi cerebro las dos frasecitas de marras…..

¿Me oyen?

¿Me escuchan?

Hace muchos años que las empresas tienen puesto el foco en la importancia del liderazgo dentro de sus organizaciones. Y hace menos años que llevamos hablando de la importancia de trabajar la Experiencia del Empleado. En ambos casos, creo que la clave está en ESCUCHAR.

Una de las acepciones que nos da la RAE a la palabra escuchar es: “Prestar atención a lo que se oye” .  

Pero, sinceramente…. ¿creemos que en las organizaciones escuchamos a las personas que nos rodean? ¿Sabemos escuchar al corazón de las empresas, es decir, a sus empleados?

Probablemente, en muchos casos la respuesta sea un SI rotundo. En este caso, felicidades. Las consecuencias de ESCUCHAR dentro de la empresa a colaboradores, clientes, partners etc…. se estarán viendo en la cuenta de resultados de la empresa.

Si la respuesta es un NO, las consecuencias de NO ESCUCHAR también se estarán viendo en la cuenta de resultados ( en este caso, de una forma negativa). 

¿Qué beneficios podemos obtener escuchando?

  1. 1.- Generar confianza .

El día a día nos tiene absorbidos. Pasamos el día comunicándonos por mail, por whatsapp, en reuniones interminables donde lo más importante es el número, pero probablemente,  ninguna de estas acciones generen confianza. La confianza nos la tenemos que ganar …..

No sólo el día a día nos tiene absorbidos sino que la tecnología ha venido a complicarlo. ¿Quién no ha estado en una reunión donde la inmensa mayoría de los asistentes están consultando el móvil o el portátil mientras un compañero está exponiendo?

Debería existir el botón de “Escuchar”. Ese que podríamos pulsar, al menos una vez al día para parar, escuchar al de al lado , generar engagement con el compañero, con nuestros colaboradores…. Y en este punto, la tecnología se vuelve un aliado con las herramientas colaborativas que están a nuestro alcance.

Si las personas no se sienten escuchadas, no escucharán.

 

  • 2.- Aumentar la motivación

 

Un líder que no escucha a su equipo provoca desmotivación. No tener en cuenta sus inquietudes, no dar la oportunidad de escuchar sus propuestas de mejora o, en el peor de los escenarios, ni siquiera sentarse con cada uno de ellos para escuchar sus aportaciones periódicamente, es un error que se paga con la indiferencia de los colaboradores y, en muchos casos, con la huida del talento de la compañía.

Por no hablar de la cercanía. Los líderes lejanos, “endiosados”, que están lejos de la realidad son más un obstáculo que un beneficio para la empresa. En alguna conversación que he tenido en los últimos tiempos, me ha sorprendido escuchar en más de una ocasión a varios colegas de profesión la idea de que, en cierta manera, se están perdiendo hasta los valores. El número importa, claro que sí, pero no podemos olvidarnos de las personas.

Un líder motivador consigue que la empresa sea algo más que un lugar de trabajo. Siendo generoso y dando visibilidad al equipo, consigue aumentar la motivación

 

  • 3.- Aumentar la Colaboración y el Compromiso

 

Un líder cercano, inspirador, que sabe escuchar y tiene en cuenta los planteamientos de sus colaboradores, hace que la colaboración y el compromiso afloren de forma natural. Si nos sentimos escuchados, la comunicación es fluida y prima el equipo sobre los individualismos, el compromiso aumentará de forma exponencial.

Tengamos en cuenta que la generación que se está incorporando en las empresas es digital y asume los valores de la red ( Cooperación, colaboración, apertura, agilidad….), por lo que no comparten otro liderazgo que no sea un Liderazgo Social.

A su vez, en la empresa confluye el talento Senior, los cuales tienen una gran cantidad de conocimiento que muy a menudo es crítico para el día a día de la organización. A pesar de su expertise, este tipo de talento senior tiene entre sus objetivos seguir aprendiendo de sus líderes y  eso sólo es posible si la colaboración a través de la escucha es estrecha.

El Liderazgo Social es un liderazgo cercano, abierto y transparente.

 

  • 4.-  Promover la Innovación

 

La motivación juega un rol fundamental tanto para la creatividad como para la innovación. En la era de la colaboración, el liderazgo y la innovación son un trabajo compartido por todos.

El Liderazgo Social trata de construir empresas más participativas, ágiles y flexibles donde la información fluye libremente y en todas direcciones. El conocimiento compartido es fundamental.

El Líder Social escucha y participa en las conversaciones. La conversación es esencial en el Liderazgo Social.

 

  • 5.- Atracción y Fidelización de Talento

 

Muchas empresas ya tienen incorporado dentro de su ADN trabajar la Experiencia de Cliente ( CX ) . Pero ¿ y la Experiencia del Empleado??  En este punto es clave la escucha en las diferentes etapas :

  • – Reclutamiento
  • – Onboarding
  • – Desarrollo
  • – Fidelización
  • – Desvinculación

 

El modelo del “café para todos”  se ha quedado obsoleto. Sólo escuchando, tratando de conocer sus inquietudes y ayudándoles a conseguir los objetivos, podremos caminar juntos hacia el éxito.

En definitiva, a través de la escucha lograremos ilusionar, conectar conocimiento para poder generar valor, reforzar el compromiso del equipo, fomentar el aprendizaje y la innovación…. ¿Vamos a dejar pasar la oportunidad de escucharnos?

 

Y ya que hemos comenzado con un poquito de humor, que mejor que terminar con otro guiño:

Las consecuencias de NO ESCUCHAR se ven en la cuenta de resultados….. Y lo sabes!!

 

 

Eva Ulibarri Sastre

Deja un comentario